sábado, 30 de mayo de 2015

IGLESIA SEMIRUPESTRE DE SAN JUAN BAUTISTA DE SOCUEVA (ARREDONDO – CANTABRIA)


Nos acercamos en esta ocasión a la iglesia rupestre (aunque mejor sería decir semi-rupestre) más lejana de la gran ruta de eremitorios rupestres que comienza en el norte de Palencia y que tras atravesar Cantabria, Burgos y Alava nos llevaría a la cueva de San Millán en la Cogolla riojana.

Visitamos la Ermita de San Juan Bautista de Socueva en Arredondo (Cantabria).
 
 
El templo se encuentra ubicado en un lugar de excepcional belleza paisajística dentro del Parque Natural de los Collados del Asón, muy cercana al espectacular salto de agua donde nace el Río Asón.
 
Farallón Rocoso, en la mordiente se encuentra la iglesia de Socueva
Nos encontramos en un lugar plagado de yacimientos prehistóricos, arte rupestre, cuevas naturales y un paisaje único de agrestes paredes aptas para la más difícil escalada.
 
Una de las cuevas cercanas a la iglesia
 
Camuflada en una de esas impresionantes paredes encontramos la ermita que parece ser siempre estuvo bajo la advocación de San Juan Bautista.
Sus constructores trabajaron la cueva con pobre mampuesto en la que quizás es la cueva natural más pequeña de la zona. Aprovecharon incluso su suelo original en pendiente hacia arriba.
 
Interior de la iglesia de Socueva
Nos adentramos en un pequeño e incómodo, pero mágico templo, de planta rectangular de unos seis metros en el que apenas entrarían cinco o seis personas a lo sumo.
Adaptado en dos alturas obligado por el suelo de la cueva, destacan en su interior un arco de herradura y su ábside semicircular con un pequeño altar de piedra.
 
Altar en el interior del ábside
Solo dos pequeñas ventanas, una en su ábside y otra abocinada en una de sus paredes, dejan penetrar una misteriosa, recóndita y secreta luz a su oscuro interior.
En el exterior de la cueva, en un pequeño porche, bajo una techumbre de teja de aspecto más que peligroso encontramos un castigado retablo de madera instalado en el siglo XIX.
 
Arco de herradura e interior desde el ábside
La ermita de Socueva fue dada a conocer por Don Maximiano de Regil y Alonso, abogado e historiador cántabro, en el Boletín de la Sociedad Española de Excursiones en 1897 bajo el título “Arco Arabe en una Cueva de la Provincia de Santander”.
 
San Juan de Socueva es sin duda alguna un punto importante dentro del primer cristianismo en Cantabria y sin duda tiene que estar relacionada de algún modo con las iglesias y centros eremíticos que aún se pueden encontrar en el norte de Palencia y en el sur de Cantabria.
 
Arco de Herradura y ventana muro derecho
Nave y muro izquierdo apoyado en la cueva
Como siempre su datación se hace dificultosa e inexacta.
No se han encontrado escritos o antiguos graffitis y solo su arco de herradura nos da posibles datos, aunque quizás en vez de ayudarnos, nos confunde aún más en su posible cronología.
¿Arco de Herradura visigodo o arco mozárabe?. ¿Del siglo VI, del siglo IX o más tardia?. ¿Es una iglesia de las primeras misiones evangelizadoras cristianas en Cantabria, de mozárabes que escapan del dominio musulmán o de función repobladora de tierras en los principios de la Reconquista?.
 
Nave de la ermita desde el muro izquierdo
Porche exterior de la cueva.
Retablo del siglo XIX que antecede a la ermita cueva
Lo mismo nos ocurre en relación al número de eremitas que allí oraban. ¿Sería un solo monje, dado el reducido tamaño de la ermita, o vivirían allí varios ermitaños en cenobio ocupando como vivienda cualquiera de las cuevas naturales pegadas a nuestra iglesia?.
 
Exterior del ábside de Socueva
 
Nos despedimos de la fascinante ermita de Socueva pero no queremos hacerlo sin exponer las malas condiciones en que se encuentra todo el conjunto.

Aunque fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1985, la ermita lleva varios años en la Lista
Roja de Patrimonio en peligro.

Nuestra visita fue un Viernes Santo y tras varias horas en la zona pudimos contar más de una veintena de visitantes, lo que se nos antoja como una elevada suma.

Sabemos de personas y asociaciones que han presentado serios estudios para su mejora pero poco se ha hecho. Se ha cerrado el paso al ganado al recinto y se ha asfaltado una carretera que te lleva cómodamente al monumento.
 
Interior de ábside y altar 
Hasta no hace mucho, el acceso a la iglesia era bastante dificultoso, casi campo a través, lo que dificultaba mucho su visita. Desde nuestra modesta opinión pensamos que la mejora del acceso quizás debiera haber sido el último paso ya que los graffitis modernos, de los amigos aficionados a escribir su nombre en todos los sitios, se han multiplicado.
 
El Eremita de San Juan de Socueva
Os animamos a visitar este fantástico y mágico lugar plagado de historia, naturaleza (si tienes suerte como nosotros el Halcón te saludará con su vuelo) y alucinantes paisajes.

Recuerda: admira y respeta; y si encuentras al eremita pídele que te cuente su historia.
 
Las vistas del Eremita de Socueva
Texto: Andrés Serna. 2015.
Fotos: Andrés Serna y Pedro Ocejo. 2015.
Vídeo: El Correo de las Matas. 2015.
 
Bibliografía:
“Los estudios sobre la arquitectura excavada medieval hispana como testimonio de la evolución ideológica sobre el Medievo” Vanessa Jimeno. Universidad de León.
“Arco árabe en una cueva de la provincia de Santander”. Maximiano de Regil y Alonso. Boletín de la Sociedad Española de Excursiones. Número 48. 1 de febrero de 1897.
“Anteproyecto de restauración y protección de la ermita de San Juan de Socueva (Arredondo - Cantabria). Asociación Cántabra para la Defensa del Patrimonio Subterráneo. Mariano Luis Serna Gancedo. Santander, 27 de junio de 2003
“Arqueologia Cristiana de la Antigüedad tardía en Alava, Guipuzcoa y Vizcaya”. Agustín Azkarate. Diputación Foral de Alava. 1988.
“El culto a San Millán en Valderredible’ Las Iglesias rupestres y la formación del camino de Santiago. Gregory Kaplan. Sociedad Gestora del Año Jubilar Lebaniego (2007).
 
“San Juan de Socueva: El Abandono de una Ermita”. Grupo Alceda. El Diario Montañes. 13 de Mayo de 2013.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada